¿Por qué conmemorar un día específico a la tierra?

Escrito por comunidadliceoandina 22-04-2015 en Comunicación LDLA. Comentarios (0)

La historia a lo largo de los años, nos ha mostrado que para reconocer a alguien, una situación, un momento gratificante, o por el contrario, trajico y conmesurable, se asigna una fecha especial, -asi como la fecha del cumpleaños de cada uno-. Pero la pregunta radica en si realmente es necesario que haya una fecha específica para comprender y hacerle ver al mundo que por causas antrópicas, la tierra  esta muriendo, el  planeta que habitamos está desapareciendo. Les pregunto, ¿Es necesaria una fecha?

Una mirada a la historia, puede servir de contextualización en este análisis frente a lo planteado en el título.  En el año 1970 se proclamó el 22 de Abril como el Día de la Tierra, debido a un movimiento que lideró desde 1962 el senador y activista ambiental estadounidense Gaylord Nelson, como parte de la agenda de gobierno de John F. Kennedy. Desde ese momento, año tras año, diferentes comunidades ambientalistas, colegios, universidades y personas que apoyan las situaciones ambientales, generalmente ponen un alto en el camino y le gritan al mundo, la importancia de los recursos naturales  para la supervivencia de todas las especies que habitan el planeta, recuerdan la responsabilidad de la especie  H. sapiens  y los cuidados que se deben tener, para evitar el deterioro gradual pero acelerado, que está  conduciendo a la extinción.

Organizaciones como el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN),  trabajan en pro de los cuidados que requiere el ambiente y han elaborado varias estrategias y principios que permiten proyectar de cierta manera la forma como se podría preservar el ambiente, sin causar daños a los recursos ni a las poblaciones que dependen de estos.

Algunos de los principios a tener en cuenta son: el respetar y cuidar las comunidades de organismos existentes, sobre todo lo referente a sus redes tróficas;  conservar la vitalidad y la diversidad del planeta, de manera que la conciencia humana dirija sus acciones al cuidado y no a la destrucción y muerte de lo vivo; permanecer dentro de los límites de la capacidad de carga actual, es decir, no sobrepasar el uso de los recursos que nos brinda el planeta en la sostenibilidad propia; permitir  que las comunidades cuiden su propio ambiente, procurando el bienestar del hábitat, pero también la sostenibilidad de las poblaciones humanas  que habitan diferentes ecosistemas; y así, otros principios a tener en cuenta, sin embargo se debe resaltar que para que cada uno de esos principios, realmente tengan peso y se logren concertar estrategias reales y eficientes, es necesario e importante que los principales actores de destrucción y derroche de los recursos, los seres humanos, modifiquen sus actitudes y sus prácticas personales, no solo como un cliché del cuidado ambiental, sino que realmente introduzcan en su conciencia, que  es imprescindible un acto de voluntad y cambiar un solo momento de muerte por uno de vida.

Quizás es muy romántica esta idea y varios pensarán que es una ilusión o que otros ya lo han dicho, pero el día en el que se celebra “El día de la Tierra”, debería ser en todo momento, todos los días, a toda hora, no debería haber algo o alguien que recuerde la importancia de cuidar el ambiente que nos rodea, pero desafortunadamente la especie humana es así, aunque la evolución permitió que desarrollará un cerebro más grande y apto, con  niveles de inteligencia idóneos , capaz de hacer procesos de pensamiento, requiere  que se le recuerde la necesidad, lo importante que es poder mantener las condiciones y los recursos que nos ofrece el planeta. Manfred Max Neef en su conferencia sobre “El mundo en rumbo de colisión”, destaca que la humanidad tiene los recursos económicos para evitar el hambre en el mundo por lo menos durante 600 años más, pero de qué  sirve esto, de qué sirve generar estrategias de gobierno para mejorar la educación o asignarle vivienda a las personas que no cuentan con un techo para  vivir junto con sus familias, si aún no aceptan e incorporan las estrategias para mantener la vida de otras especies en el planeta.

Esta es una invitación entonces a recordar que hay un día especial en el que se celebra la vida, la diversidad, la magnificencia de todos los organismos y las condiciones con las que interactúan, para hacer posible ver cada mañana, tarde o noche al llamado PLANETA TIERRA.


Escrito por:

 Doris Stella Bandera García
Licenciada en Biología, UPN